tipos-de-ecommerce-entercomm

Tipos de e-commerce para una estrategia digital exitosa

Distinto a lo que comúnmente se cree, el término e-commerce o comercio electrónico no sólo hace referencia a una tienda online, si no que engloba cualquier transacción comercial de productos y servicios que se realizan a través de Internet. Y dentro de este canal digital existen diferentes tipos de e-commerce definidos según el modelo de negocios y sus características.

El comercio electrónico lleva años posicionándose a escala mundial y en Latinoamérica ha adquirido más importancia durante el último año. Las medidas de contingencia como respuesta a la pandemia, sin dudas han acelerado las transacciones hechas por medios electrónicos.

Así lo demuestra el estudio Statista Digital Market Outlook: durante el mes de abril de 2020 las ventas online en México han crecido un 500%; y un 900% en Perú. En cuanto a previsiones, se espera que para el 2024 este tipo de comercio aumente un 70% en Latinoamérica y un 153% específicamente en Argentina respecto a 2019.

Lee también

sitios webs para empresas de tecnología

¿Qué tener en cuenta en los sitios web para empresas de IT?

la importancia de mantener la web corporativa actualizada. Analicemos qué puntos clave no deben faltar en los sitios web para empresas de tecnología. Seguir leyendo.

Tipos de e-commerce

Según el modelo de negocio que se lleve a cabo en sitios web y/o en plataformas digitales existen distintos formatos de e-commerce:

• B2B (Business to Bussiness): En este tipo de sitios las transacciones se realizan entre empresas con el objetivo final de venta al consumidor. Se utiliza principalmente para ventas mayoristas de materiales o componentes para industrias o -como es muy común en empresas de TI- por vendors y resellers.

En este formato de comercio electrónico es recomendable brindar información técnica en white papers, casos de uso y recursos que permitan demostrar la experiencia en el mercado.

• B2C (Business to Consumer): Para empresas que venden al público final. Es el conocido como tienda online, donde cualquier consumidor puede realizar una transacción en todo momento. Aquí es muy importante contar con una plataforma de fácil uso y diseño atractivo, ya que es la vidriera del negocio. Por su parte, las ofertas y los precios deberán estar actualizados y brindar una atención rápida mediante chat, WhatsApp Business o mails para una comunicación directa y en tiempo real, para evitar transacciones inconclusas.

• B2E (Business to Employee): Es la relación comercial que se lleva a cabo entre una empresa y sus propios empleados. Este e-commerce se utiliza por grandes compañías que tienen distintas líneas de negocios para motivar y fidelizar a los clientes internos mediante una tienda digital con ofertas y beneficios exclusivos. Asimismo, permite mejorar la comunicación, el desempeño y engagement de los empleados. Las empresas más pequeñas pueden usar una forma más simplificada de B2E, asociándose a tiendas online que ofrezcan una sección exclusiva para los colaboradores de esa organización.

B2G (Business to Goverment): Cuando un gobierno pone a disposición de los ciudadanos una plataforma para realizar sus trámites online. Se considera un e-commerce porque se pueden pagar impuestos y tarifas de trámites de manera digital. Estos tipos de sitios web, que han avanzado con la acelerada transformación digital del último año, permiten ahorrar tiempo en los trámites y tienen costos más bajos.

• C2C (Consumer to Consumer): Son transacciones comerciales digitales que se dan entre consumidores como una evolución de las tradicionales ventas de garage para uso personal. En muchos casos no son vistas como tiendas online, si no como una especie de clasificados dentro de una red social. Tal es el caso de los grupos de compra-venta en Facebook, aunque esta plataforma también cuenta con un Marketplace propio.

Cómo crear un e-commerce exitoso

1- Define a tu público objetivo. Como en todos los recursos de comunicación y marketing es imprescindible definir a quiénes nos dirigimos para crear el mensaje y la estética visual.

2- Selecciona un nombre, un dominio e imagen de marca. Tanto el nombre del sitio como el dominio o URL deben ser de fácil recordación. También es importante definir las palabras clave relacionadas y el look and feel para el sitio.

3- Elige un sistema de gestión de contenidos (CMS). Para administrar de manera simple las publicaciones, editar y cambiar el aspecto visual con plantillas preestablecidas.

4- Adquiere un hosting. Sin un servicio de alojamiento para sitios web, un e-commerce no sería posible. En este paso es fundamental que el proveedor garantice una buena velocidad de conexión y un espacio de almacenamiento suficiente.

5- Organiza tu servicios/productos. Entrega información útil e imágenes de calidad a tus clientes. Fotos y detalle para productos. Ventajas y ejemplos de uso para tus soluciones o servicios.

6- Define métodos de pago. Lo ideal es ofrecer la mayor cantidad de opciones para tus clientes, para minimizar las tasas de abandono en el proceso de compra.

7- Marketing de contenidos. Crear un blog te ayudará a posicionar el comercio electrónico en buscadores, así también como llegar a tu público objetivo. Seleccionar las palabras y temáticas adecuadas hará que te destaques frente a tu competencia.

Como ves, el e-commerce va mucho más allá de las tiendas online y es una oportunidad que las empresas de tecnología no deben desaprovechar. Una buena oferta de productos o servicios sumada a una estrategia de contenidos hará la diferencia. Contáctanos para asesorarte.

    ÚLTIMAS ENTRADAS

    Especialista en Comunicación y Marketing Digital para empresas de Tecnología

    Language