Image Alt

Entercomm

conectarse con clientes

Conectados sí, pero con los consumidores

En estos tiempos de cuarentena para nadie es un secreto que las personas están prácticamente todo el día conectadas a alguna plataforma digital, ya sea para matar el rato, mantenerse informados o buscar productos o servicios que requieran para su hogar.

¿Cómo podemos aprovechar esto?

Haciendo de este un período de conocimiento basado en la empatía. Está claro que las empresas tienen identificado a su público objetivo, pero es en estos momentos es donde hay que dar un paso más allá y acompañarlo en esta cuarentena para hacerla más llevadera.

Al demostrar los valores de la marca destacando en las comunicaciones -de las diversas plataformas digitales- la posición de la empresa frente al COVID-19, los clientes, luego, se sentirán orgullosos de consumir sus productos o servicios. Su fidelidad se mantendrá intacta si ven que somos empáticos con ellos y con la situación actual del mundo.
También es importante mantener activa nuestra comunicación sobre lo que estamos haciendo. Si seguimos trabajando, hay que hacerles ver cómo ajustamos nuestras operaciones a los protocolos de sanidad dictados por las autoridades del país. Sin duda, ellos valorarán la responsabilidad de la compañía de cara a la pandemia.

Si somos una pyme, esta etapa puede servir para delinear mejor el perfil de nuestro público, hacer un reajuste en los canales de comunicación que usamos con nuestra audiencia e implementar a una estrategia digital para mantenernos en su radar y, por qué no, acercarnos a nuevos clientes.

En el caso de que realicemos ventas online, tengamos en cuenta que tanto como un buen producto, los usuarios esperan una experiencia de compra satisfactoria. Para tal fin podemos ampliar las formas de pago online, aceptar la financiación a plazos o dar la chance de cancelar un mes después de realizada la compra. Igual de relevante es proveerse de un equipo de entregas bien organizado, alineado a la tendencia del “contacto cero” y con todas las medidas de seguridad que ello implica.

Asimismo, siempre demostrando que la prioridad son los clientes, podemos usar nuestras redes sociales o sitios web para advertir a los cibernautas que hoy más que nunca están expuestos a fraudes o robos en línea. Por tanto, deben cuidar la información relacionada a sus tarjetas y hacer caso omiso a cualquier comunicación – que no sea por el canal regular- donde se les pide confirmar datos personales o bancarios.

Otra manifestación de interés hacia los usuarios se trata de brindarles contenidos de valor que contribuyan a que estén informados, se relajen y hasta que aprendan nuevas cosas. Por ejemplo, una empresa de tecnología puede compartir notas de interés escritas por técnicos especializados, brindar webinars para continuar con las capacitaciones y aprovechar el momento para contar casos de referencia que permitan a sus clientes actuales y prospectos identificarse.

En cuanto a universidades e institutos, la oferta no se ha hecho esperar, pues no solo vienen dictando clases virtuales, sino que además ofrecen cursos gratuitos, conversatorios y webinars sobre temas específicos por carrera profesional o técnica.

Sea cual fuere el caso, lo cierto es que los consumidores necesitan saber hoy más que nunca que sus marcas siguen allí, por lo que están muy atentos a su comportamiento en estos momentos de crisis. Recuerda, un ítem básico de marketing: el registro –ya sea vía formularios y/o correos electrónicos- para tener un contacto post y recoger sus opiniones sobre la marca.

Que en medio de la adversidad se sientan en confianza con nosotros será gran punto a favor en el camino a consolidar una relación que debe trascender la mera transacción comercial.

Síguenos en las redes sociales

Linkedin

Twitter

Facebook

Instagram