como crear un ambiente laboral saludable

¿Cómo crear un ambiente laboral saludable?

No existen fórmulas mágicas para generar un ambiente laboral sano y colaborativo, pero lo que sí hay son herramientas y buenas prácticas que los líderes pueden implementar para fomentarlo. Poder construir vínculos cercanos es clave en este sentido y para ello es necesario conocer la situación personal de cada colaborador. 

Un equipo que trabaja en armonía y aprende a acompañarse ante las dificultades laborales que puedan surgir aumenta la productividad de la empresa. Si quieres saber cómo lograrlo, te invitamos a leer este artículo hasta el final. 

La importancia de fomentar un entorno de trabajo sano

Vincularse en espacios saludables mejora la productividad, pero ¿cómo alcanzar este objetivo? Josefina López Puente, especialista y consultora en Recursos Humanos, sostiene que “generar una red de contención es fundamental para el trabajo en equipo”. Al igual que sucede en nuestra vida cotidiana, tener en quien apoyarse, especialmente cuando las cosas no salen del todo bien, es clave para afrontar los desafíos del día a día. 

“Para poder cuidar al personal primero hay que conocerlo”, aporta Josefina. Solo de esta forma es posible brindar un verdadero valor agregado al personal de la compañía. Indagar sobre las motivaciones del personal es indispensable para generar un impacto significativo en el equipo. 

De esta manera, cuando la felicidad de tu equipo aumenta se incrementa también la productividad. En consecuencia los índices de rotación disminuyen, incluso al punto de no interesarse en otras ofertas laborales. 

Mantenerte cercano a tu equipo te ayuda a identificar situaciones conflictivas, en especial después de la pandemia, donde algunas empresas continúan con la modalidad de trabajo virtual. Una disminución en el desempeño laboral, ausencias en reuniones importantes o no prender la cámara en las videollamadas pueden ser señales de alerta. Si te mantienes cercano, tus colaboradores tendrán la confianza de acercarte sus preocupaciones y de esa forma serán mucho más fáciles de resolver. 

Por lo tanto, cuanto más cerca de tu equipo te mantengas, más sencillo será entender su contexto para poder ofrecer un clima laboral saludable. Las personas se sienten más cómodas cuando tienen líderes que no dudan en poner a disponibilidad todas las herramientas que tienen a su alcance para promover un ambiente laboral sano. 

¿Cuáles son los factores principales de un buen entorno de trabajo?

elementos para promover un ambiente laboral saludable

La confianza como base de todo vínculo laboral

Cuando estableces la confianza como eje principal, indefectiblemente el trabajo en equipo mejora porque se sustenta sobre una red de contención. Las personas somos seres sociales y por lo tanto necesitamos de un otro para existir y relacionarnos.

Es por eso que promover una comunicación desde la confianza ayuda a construir entornos saludables.

Reglas claras: una clave para promover un buen ambiente laboral

Los términos disciplina y orden pueden sonar un poco fuertes, pero lejos de asignarle una connotación negativa, dentro del ámbito de trabajo es muy importante definir reglas claras. 

La claridad viene como consecuencia de una estructura bien explicada y con objetivos establecidos. Si cada colaborador conoce su rol y el alcance de sus funciones, se genera una equidad interna. Por ende, que cada recurso sepa dónde empieza y termina su responsabilidad así como la del resto es sumamente valioso para la productividad del equipo.

Buscar soluciones en equipo

Cuando se da algún tipo de incidente en el trabajo, es vital que los líderes no se empeñen en buscar culpables, sino soluciones. Para poder lograrlo, la base es el diálogo bidireccional y una comunicación tan fluida como respetuosa.

En lugar de hacer una bajada lineal de información, como líder es preferible fomentar la autogestión, donde cada colaborador sea capaz de hacerse cargo de sus tareas. Que los equipos tengan un espacio donde puedan plantear sus inquietudes, ideas y puntos de vista y sentirse escuchados es fundamental. Esto permite que plantear cualquier cosa implique ser escuchado más allá de la decisión que se tome a partir de eso. 

En relación a los conflictos, es preferible “generar discusiones hacia adentro pero mostrarse fuertes hacia afuera”, afirma la licenciada López Puente.

Mantener una comunicación sana y respetuosa

Al poder plantear cualquier tema o inquietud -por supuesto dentro de los límites corporativos- se reduce considerablemente la circulación de rumores. Para eso es necesario dar el espacio para que el personal pueda recurrir a la fuente de información para no dejar lugar a las interpretaciones. 

Cuando hay un vacío de información, se llena con interpretación. Es por eso que transmitir mensajes claros y mantener canales abiertos ayudan a cancelar el temor de preguntar o plantear inquietudes.

Por otra parte, cuando los roles y las tareas están bien comunicadas es mucho más fructífero hacer planes de crecimiento tanto de la empresa como para cada persona del equipo en particular. 

Los líderes deben comprender que el activo fijo más importante de una compañía son las personas. De esta forma, si una persona brilla, lo hace todo el equipo. Esto sin dudas se logra a partir de generar una red de contención laboral basada en una comunicación clara y respetuosa. 

Buenas prácticas para crear un buen ambiente laboral

Fomenta la creatividad

Está comprobado que cuando una persona está estresada disminuye su rendimiento laboral. En cambio, estar relajada y contenta favorece directamente su creatividad. Si quieres tener un equipo productivo es muy importante que la empresa proponga momentos de ocio. 

El ocio no significa necesariamente no estar haciendo nada, sino generar espacios de descanso. Esto se puede lograr con actividades como meditación, actividades manuales, escuchar música suave e incluso reposar durante al menos veinte minutos.

Mantener a los colaboradores con la mente y el cuerpo distendidos te ayudará a mejorar el ambiente laboral, además de aumentar los índices de rendimiento.

Crea sinergia entre los equipos de trabajo

Generalmente las empresas se dividen en distintas áreas para poder funcionar mejor, donde las partes hacen al todo. Lograr que esas islas se comuniquen formando estructuras flexibles es vital para promover un clima de trabajo saludable. 

Además, puedes tomar decisiones evaluando el desempeño de los colaboradores y considerar moverlos a otras áreas a fin de optimizar la estructura de la empresa. Rediseñar la organización va a promover el crecimiento personal y de la compañía. 

De nada sirve forzar vínculos o situaciones que no funcionan. Para que haya sinergia todas las partes deben sentirse plenas en sus puestos de trabajo y combinar sus habilidades. 

Establece reglas de trabajo claras

Volvemos a destacar la importancia de definir normas porque cuando hay información, las relaciones fluyen mucho mejor. Es por eso que además de poner orden, es muy importante explicar las reglas. De esta manera el equipo conocerá su existencia, sabrá cómo aplicarlas y el motivo por el que fueron implementadas inicialmente.

Por otra parte, contar con normas bien definidas y lograr que todos las conozcan hará mucho más sencilla la inducción de futuras incorporaciones de personal. 

Mantén abiertos los canales de comunicación bidireccional

Por último, resaltamos nuevamente la necesidad de que los líderes de las organizaciones generen y mantengan abiertos canales de comunicación interna. El equipo debe sentirse cómodo pudiendo expresar sus preocupaciones así como sus alegrías tanto con sus pares como con sus líderes. 

Todos estos consejos son aplicables a todos los tamaños de empresa, lo que varía es la modalidad de implementación. Si se quiere renovar, por ejemplo, la misión de la organización, en una empresa pequeña se puede involucrar a todo el equipo. En cambio, en las grandes compañías es necesario hacerlo por bloques. 

Para empezar a trabajar en la organización de un equipo de trabajo de gran tamaño lo más recomendable es iniciar a nivel individual con los líderes, luego con los miembros de cada equipo y por último llegar a toda la organización. De esta forma es posible trabajar en cross con todos los roles. 

Empieza a trabajar en mejorar el ambiente laboral de tu empresa

Como consecuencia de la pandemia, las compañías han tenido que atravesar momentos de crisis y mucha confusión. Ante la situación de verse en la obligación de implementar la modalidad virtual, tuvieron que reconfigurar el modo de trabajar. Tuvieron que entender cómo trabajar hasta comprender que invertir en herramientas para facilitar al personal para sostener la productividad era la mejor opción.

Sin embargo, aún queda mucho por recorrer respecto a cómo trabajar de una manera más eficiente en este contexto. Pasado el shock inicial algunas empresas adoptaron la modalidad híbrida, mientras que otras hallaron en la virtualidad una mejora en su productividad y finanzas. El desafío está en aprender a confiar en los colaboradores y comprender que las necesidades han cambiado. 

Los beneficios que antes eran bien recibidos, hoy no parecen ser tan necesarios. Por lo tanto, es imperante reconfigurar ese sistema  y reconocer las individualidades de cada persona. Para eso es fundamental poner en práctica la escucha y una comunicación bidireccional. 

Es importante destacar que para poner en marcha todas estas buenas prácticas no son necesarios presupuestos muy altos, sino que pequeñas acciones pueden ayudar a crear el ambiente laboral deseado. 

¿Fue demasiada información? ¡No desesperes! Construir un ambiente laboral saludable es más fácil de lo que supones. Si te enfocas en lo realmente importante puedes generar acciones mejorando el ROI y cuidando los recursos humanos de la compañía. 

Si bien comenzamos este artículo afirmando que no existen fórmulas mágicas para crear entornos de trabajo sanos, es indispensable reunir estos elementos: cercanía, disponibilidad, claridad y comunicación.

Language