productividad laboral

Aumenta tu productividad laboral con estos consejos

Ya sea que tu trabajo sea remoto, híbrido o presencial, es probable que en algún momento de tu carrera profesional sientas o hayas notado un descenso en tu productividad. Lejos de la premisa del “yo puedo con todo”, la idea es que te enfoques en aquellas tareas que realmente son prioritarias. Aprender a gestionar el tiempo en general y en el trabajo en particular es un proceso que requiere esfuerzo. 

Para apoyarte en este objetivo, te contaremos cuáles son las prácticas que te ayudarán a organizarte mejor para poder aumentar tu rendimiento laboral. 

Consejos para mejorar la productividad en el trabajo

como mejorar la productividad laboral

Ordena tus prioridades

Puede parecer sencillo, pero lo cierto es que hacer una lista enumerando las tareas pendientes no es suficiente para ordenar tus prioridades. Muchas veces lo que más cuesta es saber por dónde empezar. Entonces ¿qué priorizar cuando todo parece igual de importante? Además de su relevancia puedes tener en cuenta los siguientes factores:

Urgencia: ¿Cuándo es la fecha de entrega?

Objetivo: ¿Esta tarea se relaciona con un propósito de la empresa o de sus clientes?

Velocidad: ¿Cuánto tiempo podría tomarte aproximadamente esta labor?

Esfuerzo: ¿Qué nivel de empeño y concentración requiere?

Haz el ejercicio de responder a estos interrogantes sobre las tareas que consideras más importantes y asigna un número a cada una en base a los resultados. ¡Ya tienes ordenadas tus prioridades!

Crea un espacio de trabajo propicio

Esta recomendación aplica especialmente al trabajo remoto. Al hacer home office muchas personas tienden a trabajar en espacios poco cómodos, por ejemplo: desde el sillón, la mesa de la cocina e incluso la cama. 

Por supuesto cada hogar es diferente y no todos cuentan con la misma disposición, pero en el caso de tener la posibilidad crea un espacio de trabajo fijo. Un escritorio es la mejor opción para trabajar con comodidad. Reúne todos los elementos que consideres que necesitas para desarrollar tus tareas en condiciones óptimas. 

Haz de tu lugar de trabajo un sitio confortable dedicado especialmente a concentrarte. Para eso puedes incluir luz de lectura, una silla ergonómica y material de oficina que fomente la organización (agenda, anotadores, resaltadores, etc.). ¿Qué ganarás con esto? Evitar las distracciones y recordarle a tu mente que cuando te sientas allí es momento de enfocarse en el trabajo. 

Automatiza las tareas rutinarias

Identifica cuán repetitivas son tus actividades diarias. Probablemente algunas de ellas puedan ser resueltas por herramientas de automatización, en especial si se trata de acciones de marketing. 

El envío de correos masivos, el seguimiento de campañas y la segmentación de contactos son tareas que pueden hacer más lento tu día a día. Por lo tanto, automatizarlas te ayudará a mejorar tu productividad laboral. 

Evita realizar muchas tareas en simultáneo

Actualmente el multitasking es un concepto muy popular y muchas personas tienen una consideración positiva de este modo de trabajar. Sin embargo, está comprobado que puede traer problemas relacionados al estrés, una mayor cantidad de errores y baja en la productividad.

Al intentar estar concentrado en varios temas al mismo tiempo, lo más probable es que no logres finalizar correctamente ninguno de ellos. En cambio, si ordenas tus prioridades tal como ya mencionamos y te dedicas de una a la vez, lograrás optimizar tu rendimiento. 

Aprende a dejar de procrastinar

“Deja para mañana lo que no puedes hacer hoy” afirma la célebre frase. No obstante, pasar para el día siguiente los pendientes no garantiza que vayas a terminarlos con éxito. ¿No sería mejor asignarle un momento específico a cada tarea?

Si trabajas hace tiempo seguramente ya sabes cuánto te toma resolver cada actividad. Por lo tanto, puedes ser consciente de la cantidad de trabajo que puedes hacer por día. Entonces, en lugar de procrastinar, es decir enfocarte en todo menos en lo más urgente a resolver, mejor apela a la planificación. 

Plus: 3 herramientas para aumentar tu productividad laboral

Aplicar estas prácticas es muy útil pero incorporar nuevos hábitos puede llevar tiempo. Existe una gran variedad de herramientas que pueden servirte de complemento en tu organización e incluso puedes aprovecharlas para combinar tu vida laboral con la personal. 

1. Trello

Mediante un sistema de organización basado en la metodología Kanban, Trello te permite diferenciar tus tareas y seguir su progreso. Es una herramienta perfecta para equipos pequeños de trabajo o para su uso personal. 

Tiene cuatro planes según cada necesidad y la versión gratuita permite crear hasta diez tableros por espacio de trabajo. 

2. Asana

Con esta plataforma puedes organizar las tareas laborales a fin de que cada colaborador tenga en claro cuál es su rol. A partir de distintas vistas (lista, cronograma y tableros) tiene la capacidad de mejorar considerablemente la productividad de un equipo. 

También cuenta con cuatro planes según los requerimientos y el número de personas que la utilicen. Su versión free ofrece almacenamiento y cantidad de proyectos ilimitados.

3. Calendly

¿Las reuniones ocupan mucho espacio en tu rutina diaria? Si tu respuesta es positiva, entonces Calendly es perfecta para ti. Simplemente debes indicarle a la herramienta tu disponibilidad y ella hará el resto. Encuentra huecos en tu calendario y organiza tus próximas reuniones con eficacia. 

Tienes para elegir entre cinco opciones en relación a las funciones que tú y tu equipo necesiten. Su versión gratuita incluye integraciones con otras plataformas y aplicaciones, además de la posibilidad de crear flujos de trabajo, entre otros beneficios. 

¿Listo para aumentar tu productividad?

Esperamos que estos consejos te hayan resultado útiles para incentivar tu rendimiento laboral. Trabajar en optimizar estos procesos no es sencillo, pero a mediano y largo plazo te ahorrará más de un dolor de cabeza. ¡Muchos éxitos en este nuevo comienzo!

Language