Image Alt

Entercomm

Storydoing

Llegó la hora del Storydoing

La actual pandemia que vivimos a causa del coronavirus exige a las compañías dejar el storytelling para pasar al storydoing, es decir, salir un poco de sus historias magníficas, seguramente ciertas, sobre sus productos y demostrar cómo se vivencian en la vida práctica. El objetivo es uno solo: sorprender a sus clientes (reales y potenciales) con experiencias que muestren el lado tangible de sus valores y características.

Hay que aclarar que el storytelling sigue siendo una herramienta muy útil para conectar con la audiencia, sin embargo, en estos tiempos donde lo experimental alcanza gran importancia es vital optar por el camino del storydoing e involucrar a los consumidores en el quehacer de la empresa. Sin duda, ellos se sentirán orgullosos de apoyar a una marca con propósito.

En este tema la creatividad es importante porque está relacionada con el impacto que estas acciones tendrán en los consumidores. Una buena activación generará gran recordación y ayudará a reforzar el posicionamiento. Esto hará que los usuarios lleguen a sentirse identificados con el producto y difundan cualquier experiencia grata en relación a este.

En específico y de cara al coronavirus, ya vienen dejándose sentir las “Coronabrands”, término que se adjudica a las marcas que no saldrán de la crisis igual que como entraron. Son aquellas que han logrado dar una vuelta de timón y realizar acciones concretas en medio de la pandemia mundial. Son conscientes de que su público está a la expectativa de lo que está haciendo actualmente, pues tienen depositadas en ellas su confianza y preferencia.

De este modo, han dejado claro que sus valores e historias extraordinarias también pueden convertirse en una hermosa realidad involucrándose en esta lucha junto con sus seguidores. El resultado no es otro que la conexión inmediata con sus usuarios desde la empatía haciendo lo que ellos esperaban que hagan: tomar una posición y realizar cosas puntuales.

Un ejemplo de esto fue lo que hizo Brown-Forman, la compañía que produce el famoso whisky Jack Daniel’s, anunciando la donación de un millón de dólares para combatir el COVID-19 y la producción de gel desinfectante en sus propias destilerías. Por su parte, Prada y H&M han optado por la fabricación de mascarillas y equipos de protección individual (EPIs).

En tanto, Coca-Cola decidió dejar su publicidad habitual para sumarse al distanciamiento social modificando su logo bajo el lema de “Hoy, estar separados es la mejor manera de estar juntos”. Lo mismo hicieron Audi, separando sus icónicos círculos, y McDonald’s, distanciando sus arcos. Estas al igual que otras también destinaron dinero a la producción de insumos para protección, fabricación de respiradores artificiales y donación de comida, entre otras iniciativas.

De esta manera, las marcas buscan convencer a sus usuarios de que tienen principios afines y que -en momentos de incertidumbre generalizada- pueden acompañarlos con acciones que tienen un impacto positivo en la sociedad. Esto hace la diferencia entre las empresas que solo tienen una visión comercial de su negocio –quedándose de brazos cruzados esperando a que la crisis pase- y las que dieron el salto al storydoing con hechos concretos en medio de uno de los momentos más duros de la historia mundial.

Queremos conocer tu opinión. Síguenos: Linkedin, Facebook, Instagram, Twitter

 

Agregar un comentario